anlamakespanol

Ejemplo de formato de planeación de clase

Posted on: September 2, 2015

PLANEACIÓN DE CLASE

Bertha Alicia Sandoval Franco

Diciembre 2011

MATERIA

Literatura del Siglo de Oro en España

TEMA Y SUBTEMA:

El soneto

Los temas recurrentes de la poesía renacentista

Los sonetos de Garcilaso de la Vega

OBJETIVO:

Distinguir los elementos característicos del soneto del Siglo de Oro español por medio del análisis de una selección breve de  las obras más representativas de la época, con el fin de crear referencias contextuales y connotativas que le permitan adquirir elementos para ser sensibles a la filosofía estética de la època.

TIEMPO: 90 minutos.

10% Introducción

Plática informal entre alumnos sobre los temas centrales de los sonetos: el amor platónico, la pérdida del ser amado, los ideales de belleza, la fugacidad de la vida. Lectura del soneto X de Garcilaso de la Vega (no analizar en este momento, simplemente apreciar la belleza de las palabras y el ritmo).

80% Desarrollo

¿Qué es el siglo de oro? Anexo 1.

Influencias del soneto renacentista. Anexo 2.

Análisis de la estructura y de la temática por medio de algunos sonetos de Garcilaso de la Vega.  Anexo 3

Ejercicio de interpretación sencilla de un soneto. Anexo 4

Discusión grupal: Interpretación  y relación con valores e ideas contemporáneas:

Conceptos actuales de belleza femenina y masculina

El amor en tiempos contemporáneos. Amor platónico. Romances escolares.

10% Conclusiones.

Reforzar los temas centrales de los sonetos renacentistas y la constancia de los mismos en las formas de arte actuales.

Quedará pendiente para la próxima clase que cada alumno haya subido un voki para presentar un soneto en el blog de la clase. Sugerencias. Anexo 5.

 

RECURSOS O MEDIOS DIDÁCTICOS

  1. Música renacentista

http://www.youtube.com/watch?v=H8H5wJgOCuI

http://www.youtube.com/watch?v=B1cSqtuknHU&feature=related

  1. Imágenes que representan el ideal del caballero y dama de la época. Anexo 6.
  1. Blog wordpress.com en el que cada alumno subirá un soneto y un voki que expresará una breve interpretación contextualizada en el presente como guía de lectura para el resto de los compañeros.

 


 

ANEXO 1. ¿Qué es el Siglo de Oro español?

Por Siglo de Oro se entiende la época clásica o de apogeo de la cultura española, esencialmente el Renacimiento del siglo XVI y el Barroco del siglo XVII. Ciñéndose a fechas concretas de acontecimientos clave, abarca desde la publicación de la Gramática castellana de Nebrija en 1492 hasta la muerte de Calderón en 1681.

Con su unión dinástica, los Reyes Católicos esbozaron un estado políticamente fuerte, consolidado, pero ideológicamente dominado por la Inquisición eclesiástica.

Los judíos que no se cristianizan fueron expulsados en 1492. También en enero de 1492 Castilla conquista Granada, con lo que finaliza la etapa política musulmana peninsular, aunque una minoría morisca habite más o menos tolerada hasta tiempos de Felipe III.

En octubre Colón llega a América y el afán guerrero cultivado durante las guerras medievales de la Reconquista se proyectará sobre las nuevas tierras.

Durante el apogeo cultural y económico de esta época, España alcanzó prestigio internacional e influencia cultural en toda Europa. Cuanto provenía de España era a menudo imitado; y se extiende el aprendizaje y estudio del idioma.

Las áreas culturales más cultivadas fueron literatura, las artes plásticas, la música y la arquitectura. El saber se acumula en las prestigiadas universidades de Salamanca y Alcalá de Henares.

Las ciudades más importantes de este periodo son: Sevilla, por recibir las riquezas coloniales y a los comerciantes y banqueros europeos más importantes; Madrid, como sede de la Corte, Toledo, Valencia y Zaragoza.


 

ANEXO 2.

Antecedentes.

El soneto. Edad Media y Renacimiento

Hasta el primer tercio del siglo XV la versificación castellana era en arte menor, fundamentalmente octasílabos, el metro más natural y manejable en nuestra lengua. Si había también dodecasílabos o alejandrinos, estaban perentoriamente divididos en hemistiquios (ej.- Libro de Buen Amor y todas las demás del Mester de clerecía).

La poesía popular, por tanto, era en octosílabos, pero ya con diferencias con la poesía culta: lenguaje sencillo y rima asonante (los romances) en la popular; lenguaje ornado, con referencias a la cultura clásica, y rima consonante en la poesía culta.

Esto es la clave para averiguar datos sobre el autor y el destinatario. Si tenemos rima asonante, forzosamente irá destinada al pueblo llano. Es además una rima más fácil, que requiere menos esfuerzo por parte del poeta. Por tanto, para diferenciarse del vulgo, y de los recursos fáciles, los poetas de clases más pudientes, y con acceso a la cultura, utilizarán rimas consonantes. El mérito de la métrica y rima bien trabajadas era ya un estandarte distintivo en el Mester de clerecía, desde el Libro de Alexandre.

El afán de distinción de la clase culta frente a la popular se acrecentó enormemente con la revolución poética venida de Italia con el Renacimiento. Al volver la atención hacia las obras literarias de la antigüedad clásica, los poetas italianos establecieron el endecasílabo como verso más compatible a la imitación de aquellas, en cuanto a la distribución de acentos, longitud a la hora de ornamentar el lenguaje, y la no repetición tan frecuente de las rimas.

Los altos cargos de las cortes castellana y aragonesa tuvieron noticia de tal novedad, y la adoptaron con entusiasmo. Recargando las nuevas estrofas, además, de mitos y personajes clásicos, tales composiciones eran un rasgo de gran cultura y estilo, y una manera muy útil de impresionar a los demás nobles y reyes, así como seducir a las damas cortesanas.

El pueblo siguió con los romances, villancicos, coplas, decires, etc., sin dejar por ello de ser de lo más ingenioso y de igual o mayor interés literario.

 

Francisco Imperial. Se le atribuye la introducción del endecasílabo en España. Notas de Álvaro Alonso:

[…] Según las rúbricas del Cancionero de Baena procedía de Génova, y vivió durante cierto tiempo en Sevilla. En 1403 era vicealmirante de Castilla y, a la muerte del almirante en 1404, es muy probable que aspirara al cargo. Al no obtener el nombramiento debió de abandonar la ciudad, a la que ataca en dos de sus poemas. Había muerto ya en abril de 1409. Sus dos obras más ambiciosas son el Decir al nacimiento de Juan II y el Decir a las siete virtudes, en el que utiliza no sólo la Divina Comedia, sino también a sus glosadores y comentaristas. Imperial es, por tanto, el iniciador de una nueva corriente poética, muy influida por la alegoría dantesca […].

 

Íñigo López de Mendoza, Marqués de Santillana (1398-1458)

“Le corresponde un intento, todavía balbuciente, de acomodar el soneto a nuestra literatura” (Á. Alonso).

Junto con los Dezires a las siete virtudes de Micer Francisco Imperial, las composiciones en endecasílabos del Marqués de Santillana representan los primeros eslabones de una corriente literaria que producirá sus mejores frutos en el siglo XVI. Santillana había tomado contacto con la estética italiana aprovechando su estancia en la corte aragonesa de Alfonso V (poetas latinos Jordi de Sant Jordi y Ausías March; y gracias a su amistad con Enrique de Villena conoció a Dante, Virgilio y la herencia provenzal). La alegoría visionaria, las alusiones y citas de personajes, históricos o míticos, de la Antigüedad Clásica constituyen el recurso narrativo más socorrido, mientras el endecasílabo y el soneto (“Sonetos fechos al itálico modo”) marcan las nuevas pautas versificatorias.

Pueden distinguirse tres momentos en su obra: 1) serranillas, canciones y decires líricos; 2) poemas alegóricos y narrativos (su etapa más ambiciosa), que gozaron de enorme prestigio entre sus contemporáneos, y 3) expresión densa y profundización en contenidos morales y filosóficos (Bías contra Fortuna y el Doctrinal).

Por tanto, la orientación poética inicial de F. Imperial alcanza su madurez con Santillana, y posteriormente, Juan de Mena.

 

Soneto

Non es el rayo del Febo luziente,

nin los filos de Arabia más fermosos

que los vuestros cabellos luminosos,

nin gema de topaza tan fulgente.

Eran ligados de un verdor plaziente

e flores de jazmín que los ornava

e su perfecta belleza mostrava,

cual biva flama o estrella d’Oriente.

Loó mi lengua, maguer sea indigna,

aquel buen punto que primero vi

la vuestra imagen e forma divina,

tal como perla e claro rubí,

e vuestra vista társica e benigna,

a cuyo esguarde e merced me di.

  1. 2: filos = hilos; v. 9: maguer = aunque; v. 11: vista társica = ojos verdes. El adjetivo társica deriva del sustantivo tharsis, que designa una piedra preciosa de color amarillo verdoso. El color verde va relacionado con la esperanza (Pérez Priego); v. 12: esguardar = mirar, atender. Véanse los colores del v. 10, que también mencionarán Garcilaso y posteriores, con motivos amorosos.

 


 

ANEXO 3.

Garcilaso de la Vega

 

Soneto XXIII

En tanto que de rosa y azucena

se muestra la color en vuestro gesto,

y que vuestro mirar ardiente, honesto,

con clara luz la tempestad serena;

 

y en tanto que el cabello, que en la vena

del oro se escogió, con vuelo presto,

por el hermoso cuello blanco, enhiesto,

el viento mueve, esparce y desordena:

 

coged de vuestra alegre primavera

el dulce fruto, antes que el tiempo airado

cubra de nieve la hermosa cumbre;

 

marchitará la rosa el viento helado.

Todo lo mudará la edad ligera

por no hacer mudanza en su costumbre.

 

Análisis

Tema: collige, Virgo, rosas (Ausonio). Junto con Carpe diem, es uno de los llamados tópicos literarios más frecuentes de la historia de la literatura.

Lo lírico no es tanto expresar sentimientos, sino sobre todo la forma. Tiene una estructura: primero hay una oración subordinada (2 cuartetos) y luego la principal (2 tercetos, sin contar los últimos 2 versos, que aclaran lo anterior). Como en todos los sonetos hay, por tanto, una separación o bimembración.

El tema se expresa a través de la belleza, la belleza física, describiendo a la manera platónica, renacentista (pensar en la pintura, la Venus de Botticelli). Se describe siempre dentro de los márgenes del decoro, es decir, el rostro, el cabello, los labios, el cuello, pero nunca más abajo, porque entonces caería en lo obsceno.

Primer cuarteto: se inicia con una oración temporal, con una conjunción. “En tanto que…”: la idea de duración es más visible, con mayor expresividad del transcurso del tiempo (aprovecha mientras puedas).

Rosa y azucena: pequeña enumeración, representando los colores más significativos de la lírica, rojo y blanco. Azucena = pureza; rosa = pasión. Quiere decir que la moza que describe es pura pero provocativa al mismo tiempo. Es virgen pero tiene que dejar de serlo, “bellísima y sin usar”, y todo el cuarteto repite lo mismo mediante oposiciones: mirar ardiente / honesto; tempestad (=pasión) / serena.

Encabalgamiento entre v. 1 y 2.

Anáfora: en tanto… (v. 1 y 5).

Segundo cuarteto: sigue la anáfora, para insistir. Metáfora: que en la vena / del oro se escogió… Toda metáfora es una comparación; por ej.- “tienes el pelo como el oro” sería una comparación de igualdad, pero eso no lo quiere el poeta. Lo rubio del cabello se escogió en la vena del oro. Antonomasia: término conocido por tal cosa, ej.- sordo = tapia; rubio = oro. Es decir, pelo no como el oro común, sino escogido entre lo mejor de un filón de oro. Cuando se hace una comparación de este tipo, por tanto, tiene que ser de superioridad.

Encabalgamiento: con vuelo presto… v. 6-7.

“Que el viento mueve, esparce y desordena” (v. 8), caída del cabello. Se ha fijado sobre todo en el cabello, radiante y en plena juventud. Tiene que mostrar cuándo el cabello va a dejar de ser así, tiene que metaforizar lo contrario.

Primer terceto: Alegre primavera (v. 9): hipérbole de primavera (la primavera siempre es alegre). Anteposición del adjetivo. Encabalgamiento.

El dulce fruto (v. 10): anteposición del adjetivo.

El tiempo airado (v. 10): adjetivo postpuesto, porque es objetivo, no subjetivo. Otro encabalgamiento.

Cubra de nieve (v. 11): podría haber dicho “ponga”, pero “cubra” es hiperbólico. “Nieve” también hiperboliza, porque no son sólo algunas canas, sino mucho blanco. Es también nieve lo contrario de primavera, en todos los sentidos: invierno, vejez / primavera, juventud.

Segundo terceto: (v. 12) rosa sola, sin pureza, sin azucena. Ahora la rosa eres tú, antes era tu gesto la rosa, la primavera, y todo lo que acarrea. El viento helado = la vejez.

Todo lo mudará la edad ligera (v. 13): edad es sinónimo de tiempo. El tiempo lo mudará todo. Airado (v. 10) = con prisa. “El rápido paso del tiempo” mudará (quitará, despojará) todo, “que es lo que suele hacer” (=por no hacer mudanza en su costumbre). Es lo que ha ocurrido siempre. Mudará… mudanza (paralelismo léxico, verbo y sust.).

ANEXO 4.

Ejemplo de interpretación con un lenguaje sencillo y contemporáneo.

 Soneto X

En este soneto el poeta escribe sobre lo que siente al haber perdido a su amada: tristeza, soledad y dolor. Sin embargo, el sentimiento más fuerte es de desesperación e impotencia porque reniega de la terrible pérdida. Ahora, en vez de recordar felizmente los momentos que pasó con ella, esos recuerdos lo llenan de desolación. Además, este poema es un reclamo al destino por lo fugaz y lejano de su amor.

¡Oh dulces prendas, por mi mal halladas,

dulces y alegres cuando Dios quería!

Juntas estáis en la memoria mía,

y con ella en mi muerte conjuradas.

¿Quién me dijera, cuando en las pasadas        5

horas en tanto bien por vos me vía,

que me habíais de ser en algún día

con tan grave dolor representadas?

Pues en un hora junto me llevastes

todo el bien que por términos me distes,         10

llevadme junto el mal que me dejastes.

Si no, sospecharé que me pusistes

en tantos bienes porque deseastes

verme morir entre memorias tristes.

Fecha:  C. 1534 (después de la muerte de su amada Isabel Freyre)

Estrofa:  Soneto (catorce versos de once sílabas:

dos cuartetos [o serventesios] y dos tercetos)

Sílabas:   Once en cada verso

1   2  3    4  5    6   7  8   9 10      + 1 = 11

¡Oh dulces prendas, por mi mal halladas,

1  2   3  4  5    6  7   8    9 10         + 1 = 11

dulces y_alegres cuando Dios querí-a!

1  2  3  4   5   6  7 8  9 10              + 1 = 11

Juntas estáis en la memoria mí-a,

1  2  3   4    5   6  7  8  9 10            + 1 = 11

y con ella_en mi muerte conju-radas.

Rima:  Rima perfecta con el esquema ABBA ABBA CDC DCD

¡Oh dulces prendas, por mi mal halladas,    A

dulces y alegres cuando Dios quería!          B

Juntas estáis en la memoria mía,              B

y con ella en mi muerte conjuradas.           A

¿Quién me dijera, cuando en las pasadas     A

horas en tanto bien por vos me vía,           B

que me habíais de ser en algún día            B

con tan grave dolor representadas?            A

Pues en un hora junto me llevastes          C

todo el bien que por términos me distes,      D

llevadme junto el mal que me dejastes.        C

Si no, sospecharé que me pusistes           D

en tantos bienes porque deseastes             C

verme morir entre memorias tristes.           D

 


ANEXO 5.

 

Otros sonetos similares.

Luis de Góngora

5

Mientras por competir con tu cabello,
oro bruñido al sol relumbra en vano;
mientras con menosprecio en medio el llano
mira tu blanca frente el lilio bello;

mientras a cada labio, por cogello,
siguen más ojos que al clavel temprano;
y mientras triunfa con desdén lozano
del luciente cristal tu gentil cuello;

goza cuello, cabello, labio y frente,
antes que lo que fue en tu edad dorada
oro, lilio, clavel, cristal luciente,

no sólo en plata o vïola troncada
se vuelva, mas tú y ello juntamente
en tierra, en humo, en polvo, en sombra, en nada.

Francisco de Quevedo

Amor constante más allá de la muerte

Cerrar podrá mis ojos la postrera

sombra que me llevare el blanco día,

y podrá desatar esta alma mía

hora a su afán ansioso lisonjera;

mas no, desotra parte, en la ribera,

dejará la memoria, en donde ardía:

nadar sabe mi llama el agua fría,

y perder el respeto a ley severa.

Alma a quien todo un dios prisión ha sido,

venas que humor a tanto fuego han dado,

médulas que han gloriosamente ardido,

su cuerpo dejarán, no su cuidado;

serán ceniza, más tendrán sentido,

polvo serán, más polvo enamorado.

ANEXO 6.

Imàgenes de la dama y caballero renacentistas.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


  • anlamakespanol: Hola. Creo que sería interesante leer un poco sobre la guerra florida y hacer una comparación. Tal vez con algunos textos de literatura náhuatl. Pu
  • cecilia: el análisis es exhaustivo y muy bien logrado. tengo que escribir un trabajo sobre este cuento, me podrías dar algunos consejos?
  • Sylvia Bibriesca Rojas: Maestra, Felicidades por exponer de una manera tan sencilla, amena, asertiva y valiente la problemática que nos aqueja como parte del engrane educati

Categories

%d bloggers like this: